"DESPUÉS DE LA TORMENTA, SALE EL ARCOIRIS"

A partir del Proyecto Metropolitano de Arte Urbano, realizado en 2014, decidimos seguir trabajando con intervenciones participativas pero ahora en el tutelar y con mujeres, la experiencia y resultados fueron bastante gratificantes.

De marzo a julio se impartió un taller de técnica e historia del mural y graffiti, esto para contextualizar y enseñar a dibujar a las chicas participantes. El mural, ideado y realizado por cada una de las reclusas, se pintó la primera semana de agosto.

Cada uno de los elementos es un reflejo de lo que vive cada una de ellas, "yo me quedo con que después de la tormenta sale el arcoiris y todo estará bonito, porque siempre hay que darle una buena cara a la vida", nos comparte Vico en entrevista, siendo el arcoiris su elemento favorita en la pintura.

Para ellas el mural significa libertad, fe, dualidad, fuerza, unión, nostalgia, esperanza, motivación y felicidad, "cuando vamos a desayunar y volteó a ver el mural quiero imaginarme que estoy en otro lugar, me ayuda a transportarme", dice Paola de 15 años.

Gracias a esta actividad, muchas de ellas quieren ser diseñadoras gráficas, artistas o graffiteras, incluso quieren explorar otras expresiones como el teatro y el break-dance. Al final todas coincidieron en que quieren continuar realizando murales como este.

El taller lo ofreció Priscila Camacho, artista urbana y el apoyo psicológico y coordinación fue de Brenda Campos, de CEDAT.